Tribuna 12 - Jimmy Oyuela
Cargando reproductor...

Atención, en peligro la Premier con el Brexit.

Igual que la sociedad británica se partió  en dos tras el referéndum de 2016 en que se aprobó por un 52% de los votos la  salida de la Unión Europea, el mundo del fútbol en Reino Unido se enfrenta a un  cisma que puede sacudir los cimientos de una industria que aporta cada año  4.500 millones de euros en impuestos a las arcas del país. En este caso, las  tres principales competiciones nacionales -Premier League, Championship y liga  escocesa- tienen claro que no quieren que nada cambie cuando el Brexit sea efectivo.  Sin embargo, desde la Federación Inglesa (FA) lo ven como una oportunidad  perfecta para reducir el cupo de extranjeros y aumentar el número de jugadores  seleccionables para el equipo nacional que encuentren hueco en las plantillas  de muchos de los equipos más mediáticos del planeta. Algo que ahora, ni sucede,  ni es una prioridad para unos clubes que viven un momento de expansión  internacional sin precedentes.  

   

Ahora mismo los equipos de la Premier  pueden inscribir en su primera plantilla un máximo de 17 jugadores formados  fuera de Reino Unido, con la obligación, por tanto, de tener al menos ocho que  sí que hayan crecido dentro de sus academias. Pero el criterio que se aplica es  lo que se conoce como homegrown, que no  quiere decir que el futbolista tenga que ser británico de nacimiento y por  tanto seleccionable, sino que basta con que haya estado inscrito en el club  durante tres años antes de cumplir los 21. Cesc Fábregas, Romelu Lukaku, Paul Pogba...  Todos ellos encajan dentro de ese criterio, mientras que no lo hace, por  ejemplo, Eric Dier, internacional con Inglaterra que se formó en  el Sporting de Lisboa.  

 

 

La Federación Inglesa lo que propone, o  más bien lo que pretende imponer a pesar del voto en contra de las  competiciones, es ampliar hasta 13 el número de homegrowns que  deben tener los equipos. Pero, en realidad, sabe que juega con las cartas  marcadas, porque la clave del asunto no está tanto en los cupos como en los  visados. Actualmente, la FA es la encargada de conceder o no el permiso de  trabajo a los futbolistas de fuera de la Unión Europea. Pero con el Brexit,  Reino Unido ya no estará sujeta a la libre circulación de trabajadores de la UE  y también dependerá de la FA que puedan jugar en Gran Bretaña los europeos.  

 

   

Guardiola, contundente 

  

Y aquí llega la escabechina, porque el 65%  de los extranjeros comunitarios que actualmente disputan la Premier no cumplen  los requisitos que exige la FA y no recibirían el visado. La Federación  británica sólo concede el permiso a futbolistas de los 50 primeros países del  ránking mundial que hayan disputado un determinado número de partidos con sus  selección en los dos años previos a su fichaje: un 30% para los 10 países más  fuertes, un 45% del 11 al 20, un 60% del 21 al 30 y un 75% del 31 al 50. Para  poner en perspectiva la dificultad de cumplir estas normas, 31 de los 37  españoles en la Premier no hubieran podido fichar.  

 

 

«No sé cómo va a acabar [la salida de la  Unión Europea], pero si en Reino Unido no quieren extranjeros, nos marcharemos.  Tienen que elegir», explicaba Pep Guardiola. El  Gobierno ha dejado en manos de las dos partes llegar a una solución  consensuada, pero si no se alcanza un acuerdo, la FA asegura tener la  legitimidad para imponer su punto de vista. Por ello los clubes están  presionando ahora al Ejecutivo para que se ponga de su lado, proteja los  derechos de los jugadores europeos y, al menos, obligue a que esta medida se  introduzca paulatinamente, ya que el golpe para la competición sería durísimo.  

 


Por el momento, lo que es seguro es que en  cuanto la salida de la UE sea una realidad tangible, es decir, a partir de que  acabe el periodo de transición, que podría ser el 31 de diciembre de 2020 o  incluso más adelante si se termina aprobando el borrador del acuerdo presentado  por Theresa May, los clubes ingleses ya no podrán firmar  jugadores europeos de 16 y 17 años sin experiencia profesional, por lo que ya  no se verán casos como el de Cesc Fábregas o Brahim Díaz.  

 

 Una "pena",  un "sin sentido". Por su parte, algunos de los rostros más  reconocibles de la Premier League, como los entrenadores de Tottenham y  Liverpool así como el mítico delantero de la selección inglesa Gary Lineker, no  dudan en manifestarse en contra del Brexit y piden una nueva consulta para el  país. «No soy político, pero sé reconocer cuándo algo va mal, y ahora mismo el  Brexit tiene pinta de ir muy mal encaminado», apunta el ahora presentador de  televisión, que no ha dudado en sumarse a la campaña para la celebración de un  segundo referéndum que, según él, daría la posibilidad de «volver a evaluar»  los pros y los contras de una decisión «dañina». 

 

Mauricio Pochettino comparó  el Brexit con un accidente de coche que sabes que va a pasar pero que por  alguna razón no evitas, y ha asegurado sentir «pena» por todos los británicos  que no recibieron la suficiente información o lo hicieron de forma manipulada. Jürgen Klopp,  como casi siempre, fue el más contundente y calificó el proceso como un  «sinsentido». Un sinsentido que pone a la Premier contra las cuerdas.  

  Elmundo.es  



Fecha: 01 de Diciembre de 2018
Califique esta publicación
Puntuación: / Votos: 0
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn Google+ Google+